Cómo aliviar el dolor de encías del bebé
¿Tu bebé tiene las encías inflamadas, se lleva los dedos a la boca y tiene irritado el culete? Seguro que le está saliendo un diente. Y tú puedes ayudar a que el proceso sea más llevadero.

Un periodo amplio de tiempo

A la mayoría de los bebés les sale el primer diente alrededor de los 6 meses, aunque hay pequeños más precoces (o que nacen con alguno) y otros que hasta el año no tienen el primero. En este proceso influyen mucho el factor genético (si tu pareja o tú tardasteis en echar los dientes, a vuestro hijo también le saldrán tarde) y el sexo (a las niñas les brotan un poco antes que a los niños). Desde que aparezca el primer diente hasta que complete la dentición de leche pasarán de 24 a 30 meses.

Molestias habituales

A algunos niños el brote de los dientes apenas les causa molestias (salvo los premolares); a otros, cada salida va acompañada de dolor, malestar general, intranquilidad y además:
Cambios de comportamiento. Lloros frecuentes, irritabilidad, nerviosismo y problemas para comer (cuando la cuchara, la tetina o la comida le roza la encía siente dolor y deja de comer).
Cambios físicos. Babeo constante (la erupción dentaria coincide con una mayor actividad de las glándulas salivares) y aparición de escoceduras en el culete (la saliva modifica la acidez de la orina y la hace más agresiva para la epidermis) e irritación en la piel de la barbilla.

Morder, ¡qué gran alivio!

La inflamación de las encías hace que el niño tenga una necesidad casi continua de morder (y morderá todo lo que pille a su alcance, ya que así alivia su desazón). Es aconsejable que le ofrezcas juguetes de goma que él pueda coger con facilidad y llevarse a la boca, mejor si incorporan diferentes texturas y durezas. Dale también diferentes mordedores. Funcionan muy bien los que llevan un gel que se enfría al meterlo en la nevera (no en el congelador). Además, varias veces al día mójate un dedo en agua fría y dale un masaje en las encías con él.

Texturas rugosas que le calman

Si está en edad de poder tomar pan o galletas, ofrécele un trocito de pan con corteza que él pueda mantener en la mano. Hasta que la corteza se ablande, le ayudará a calmar la molestia de la encía. También puedes darle un cepillo de dientes para bebés (NO de adultos). Al morder las cerdas de silicona le aportarán un masaje muy reconfortante.

Otras molestias colaterales

Recuerda que ahora es más propenso a tener escoceduras, para reducir la posibilidad, usa pañales de buena calidad que le mantengan seco el mayor tiempo posible, cámbiale en cuanto lo notes mojado y déjale un rato con el culete al aire antes de ponerle su pomada protectora y regeneradora.
Para que comer no le suponga un mal rato, usa una cuchara de silicona blanda y dale el puré o la papilla templados.
La mejor manera de evitar escoceduras en la barbilla es tenerle con un babero que empape bien (ojo, no se lo pongas cuando esté durmiendo) y cambiárselo cuando lo notes mojado. Si el babero lleva interior impermeable evitarás que se le moje la pechera y se enfríe

Recursos de última hora

Un baño antes de acostarse puede resultar muy reconfortante y relajante. Ponle el agua tibia y agradable y deja que juegue un rato. Si le notas contrariado, sácalo, no interesa sumarle otro malestar. El dolor de las encías es pulsátil y aumenta cuando el niño está en posición horizontal, por esa razón se encuentra mejor en tus brazos que en al cuna. Muéstrate comprensiva con él. Tus besos, caricias y abrazos son, sin duda, su mejor consuelo.

No es cierto que…

Aunque la inflamación de las encías y el brote de cada diente puede generar un ligero aumento de la temperatura corporal (unas décimas), no es cierto que la erupción dentaria cause fiebre alta. Si hay un aumento considerable de la temperatura hay que averiguar si algún proceso infeccioso está coincidiendo con la salida de los dientes. Y para ello conviene consultar a su pediatra.
Si el niño está muy incómodo pregunta al médico si puedes darle su analgésico habitual a la dosis que él te indique o un bálsamo específico para estos casos.

 

Fuente: www.crecerfeliz.es