Si estás embarazada, debes saber que hay ciertos cuidados que tener para que todo siga bien, sin problemas y sobre ruedas. Te recordamos en este artículo una serie de consejos básicos para cuidar tu salud – y la de tu bebé – durante el embarazo.

Visita al médico cuanto antes

Si el test te ha dado positivo, no dejes pasar el tiempo y ve al médico cuanto antes. Si se trata del obstetra, mucho mejor, sino para comenzar puedes ir a tu ginecólogo de confianza. El médico te brindará información sobre cuidados prenatales y te mandará a hacer los primeros análisis.

Elige un obstetra que te inspire confianza

Piensa que el obstetra será el profesional que te acompañará a ti, y a tu bebé, durante todo el proceso, incluido el alumbramiento. Así que será importante que te genere confianza y te sientas cómoda con él o ella. Quizás debas pedir varias citas con distintos médicos hasta que des con el indicado.

¿Actividad física? Sí, pero con precaución

Antes de continuar con tu actividad física o comenzar una nueva, deberás consultarlo con el obstetra, ya que algunos ejercicios están contraindicados para esta etapa de la vida. Si no hay consejo médico contrario, puedes hacer caminatas, asistir a gimnasia para embarazadas, natación o bien a clases de yoga prenatal.

Dieta equilibrada y saludable

Ahora, más que nunca, deberás asegurarte una dieta bien balanceada y saludable. Ten presente que lo que comas repercutirá de forma directa en el desarrollo y crecimiento de tu bebé. La clave estará en hacer una alimentación sana y equilibrada, consumir un poco más de calorías y optar siempre por alimentos nutritivos.
Recuerda incrementar el consumo de alimentos ricos en hierro -y vitamina C, ya que potencia la absorción de este mineral- y de calcio. Bebe siempre abundante agua e ingiere frutas y verduras frescas, además de una dosis saludable de proteínas e hidratos de absorción lenta.
Mucha atención con las carnes, deben estar bien cocidas, y las hortalizas bien lavadas si vas a consumirlas crudas, ya que de los contrario pueden generar intoxicación por bacterias o parásitos.

Nada de alcohol ni tabaco

Aunque pueda parecer obvio, nunca está de más recordarlo: durante el embarazo no se deben consumir bebidas alcohólicas ni fumar, bajo ningún punto de vista. Existen estudios que han relacionado el consumo de alcohol con los abortos espontáneos y con el nacimiento de bebés con bajo peso, entre otras complicaciones. Algo similar ocurre con el cigarrillo: además del riesgo de aborto y bajo peso, también se lo ha vinculado con parto prematuro y con el síndrome de muerte súbita del lactante.

Limita el consumo de cafeína

Si bien podrás cada tanto beber alguna taza de café, deberás limitar el consumo de cafeína a 200 mg por día durante el embarazo, ya que una dosis superior se la ha relacionado con mayor riesgo de aborto espontáneo durante el primer trimestre.
En este sentido, ten presente que un café aporta cerca de 100 mg de cafeína y un vaso de bebida cola entre 35 y 40 mg. Recuerda que el té, el chocolate e incluso algunas barritas de cereal también contienen algo de cafeína.

Atención con los fármacos

Existe una gran cantidad de medicinas que están contraindicadas durante el embarazo, así que nunca te automediques y ante cualquier problema, consulta con el médico. Si tienes alguna enfermedad crónica, lo mejor será hablarlo previamente con el obstetra, antes de quedar embarazada, sino se lo comunicarás en tu primer chequeo médico.

 

Fuente: www.nosotras.com